How to deal with stress

Últimamente mi vida ha sido un estrés constante, principalmente debido al trabajo. La verdad es que nunca me había sentido tan nerviosa y con ganas de salir corriendo. Digamos que mi papel en la empresa en la que doy clases ha cambiado y ahora además debido a la baja por maternidad de una compañera tengo que hacer mil funciones más. No es que no me guste, pero todavía me encuentro un poco fuera de lugar. Pasarme la mañana y la tarde en el trabajo me sobrepasa. Me agobio muchísimo y incluso he estado dos noches sin dormir pensando en todas las cosas que tengo que hacer.

Sobretodo pienso en si voy a ser capaz, en si voy a olvidarme de algo, y en si voy a tener tiempo de todo. Me gustaba mucho más cuando simplemente tenía que ocuparme de preparar mis clases. Soy un poco exagerada y soy consciente de que solamente llevo con esto una semana, sé que me acostumbraré y que soy capaz de hacerlo, pero la verdad es que solamente pienso en las ganas que tengo de dejarlo, de irme, en definitiva de huir a otro sitio. Y no es que me pueda la presión, es que la empresa tampoco es lo que se dice ideal, ves que trabajas y que das lo máximo de ti y tampoco es recompensado, y por otro lado creo que no es el trabajo que quiero para mi vida.

Quizás todo esto no tiene sentido y es solamente una exageración de mi mente, pero no sé. Siento que necesito un cambio, que tras estos tres años ocupando el mismo puesto y haciendo lo mismo ahora necesito volar, y irme. Todo lo que se espera de mi ahora es como si se me hiciera una montaña, y en realidad el trabajo no es tanto, pero me agobia y me estresa y eso me lleva a plantearme la siguiente pregunta:

¿Me compensa?

No lo sé, pero de momento tengo que aguantarme y esperar que llegue Noviembre para irme de ahí o para que todo vuelva a la normalidad. Necesito un cambio. Y lo necesito cuanto antes. Solamente pienso en lo a gusto que estará mi compañera con su barriguita de embarazada todo el día en el sofá porque le han dicho que reposo absoluto. Y me alegro por ella, pero como me gustaría poder pasar los días sin responsabilidades ni cosas en las que pensar!

¿Alguna vez os habéis sentido así en el trabajo?¿Cómo ahogados?

Espero que vuestros comentarios puedan arrojarme un poco de luz o esperanza por encontrar algo mejor! Estoy deseando leer vuestras experiencias.

¡Un saludo a todos!

largergerg

Anuncios

18 Comentarios Agrega el tuyo

  1. zhalwa dice:

    ¡Buenas tardes!

    Lo que comentas me resulta familiar. Más de una vez, cuando ha habido cambios importantes, tanto en el ámbito laboral como en otros, me he sentido como si no fuera a ser capaz de afrontarlos, pero yo creo que es una respuesta normal de la mente. Nos preguntamos si estaremos a la altura, nos cuestionamos a nosotros mismos, y eso no es malo, sino todo lo contrario: hacerlo implica que quieres hacerlo bien, que te gusta dar lo mejor de ti… ¡que eres toda una profesional!

    La pregunta realmente interesante es la de si te compensa. Yo te recomendaría que esperaras a que pasara la tormenta, o al menos a aprender a navegar a través de ella. Ahora lo verás todo cuesta arriba y es difícil distinguir si realmente piensas que no te compensa o si es simplemente ese miedo al cambio. Si una vez tengas el mando de la situación sigues viendo que no te compensa, ¡ánimo y a otra cosa! Solo vives una vez.

    ¡Vaya parrafada te he soltado! Espero que sirva de algo 😉

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Cristina dice:

      ¡Hola, Z!

      Muchas gracias por tu super parrafada 🙂 La verdad es que leerte me ha tranquilizado un poco. Y que decirte, que tienes toda la razón, hay que esperar a que pase la tormenta y a que me acostumbre a esta nueva situación, pero es que a la vez soy muy impaciente, y cuanto más rápido quiero que pasen los días, ¡más lentos se me hacen! Es casi obsesivo. En fin, como tú dices, solo se vive una vez y si esto sale mal pues habrá que buscarse la vida en otro lugar.

      ¡Muchísimas gracias!
      Te mando un abrazote de esos estrujados jajaja 😉

      Me gusta

  2. Hector dice:

    Por muchos años yo cambiaba de trabajo después de un par de años hacienda lo mismo. Como tú me sentía atrapado y pues deseaba huir de la situación. La verdad es que muchas veces no es la situación o trabajo la causa de nuestro malestar pero nuestra condición emocional. Nos podemos sentir liberados hasta en una prisión si estamos liberados mentalmente. Evita una decisión impulsiva que pueda afectarte más adelante y mira ver como puedas crear un balance en tu vida. Suerte!

    Le gusta a 1 persona

    1. Cristina dice:

      Hola, Hector!
      Es algo sobre lo que reflexionar, si. Siempre he tenido ese miedo de tomar la decisión incorrecta y por eso casi siempre acabo conformándome con lo que tengo. No estoy segura de si eso me beneficia o me perjudica… Pero sin duda es algo a lo que tengo que darle muchas vueltas.

      ¡Saludos!

      Me gusta

      1. Cristina dice:

        Y muchas gracias por tu comentario!! 🙂

        Me gusta

  3. Yo también me he sentido así muchísimas veces, con unas ganas tremendas de salir en la dirección opuesta, buscando quizá algo completamente distinto a lo que hago. Date tiempo, espera a ver si lo que sientes se dilata en el tiempo y no es una mera y transitoria idea, y si persiste sigue tu instinto. No te quedes con ganas de saber que hubiera pasado si…

    Un beso fuerte,

    https://confesionesydesvarios.wordpress.com

    Le gusta a 1 persona

    1. Cristina dice:

      Muchas gracias por comentar 🙂 La verdad es que me da un miedo tremendo el coger la dirección equivocada, y a la vez también da miedo estancarse en un lugar concreto. Supongo que el tiempo dirá. Si continuo sintiéndome así no tendré más remedio que arriesgarme y quitarme esa espinita. Como bien dices, el tiempo es la clave y será el indicador si algo va mal. De momento tengo que intentar acostumbrarme y a ver que pasa.

      ¡Un abrazo fuerte! 🙂

      Le gusta a 1 persona

  4. guspd01 dice:

    Hola amiga, yo te entiendo bastante bien, se lo que es sentirse asi, esa sensación de que el mundo se lleva sobre los hombros…es dificil de manejar, es algo bastante agobiante. Yo creo que hay que buscar el equilibrio, un poco de estrés de vez en cuando no mata a nadie, pero si crees que ya no puedes y te vez sobrecargada recuerda que la salud y la paz mental son primero. Tienes que evaluar si de verdad existe un motivo que justifique llevar tales cargas, y si no existe, pues toma la oportunidad de un cambio de aires. En mi caso yo renuncie a un trabajo anterior, y estuve como seis meses desempleado, pero recupere mi salud mental porque ya no soportaba más. Ahora estoy en un lugar donde me siento mejor, sigue estando el estrés, pero es mucho más manejable. Un punto positivo de estas situaciones, es que en lo personal, me inspiran mucho a la hora de escribir, de hecho un cuento que publico en mi blog llamado “Mensajes de la abuela” trata mucho sobre la vida estresante que lleva Alejandro, el personaje principal. Si tienes gusto, puedes pasar a leerlo. Espero haberte ayudado. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Cristina dice:

      ¡Hola!
      Muchas gracias por comentar, por supuesto que tu comentario me ha aliviado 🙂 a veces somos nosotros mismos los que creamos el estrés ya que como digo, no es que mi situación haya cambiado mucho, simplemente que me agobio por si no llego a todo. Es algo que me estresa mucho pero no puedo adelantarme a los acontecimientos. Ya veremos qué pasa. Realmente es temporal, intentaré sobrellevarlo lo mejor que pueda y pasar página. El equilibrio mental es clave en todo esto y quizás es lo que yo necesito, no presionarme tanto a mi misma, al fin y al cabo todavía no he cometido ningún fallo.
      Encantada leeré tu cuento! 🙂 Seguro que me ayuda a despejar la mente.

      ¡Gracias!
      ¡Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

  5. zamoranita dice:

    Calma Cris, no pasa nada tu lo has dicho eres capaz. Ahora no es momento de tomar decisiones primero dejate verlo, luego analiza y si no te compensa empieza a buscar alternativas. Mucho animo y un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    1. Cristina dice:

      ¡Muchas gracias por tus ánimos! 🙂

      La verdad es que me estreso yo sola… no puedo evitar ser tan nerviosa. Intentaré hacerlo lo mejor que puedo y si no, como tu bien dices, buscaré alternativas. La vida nunca sabes por donde te va a llevar.

      ¡Gracias, un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

  6. Mi Alter Ego dice:

    Los cambios asustan, mucho, pero también motivan un montón. Yo también echo de menos algunos cambios en mi vida, pero proponérmelos me da un vértigo increíble. Sobre el estrés… en fin, qué te voy a contar… Unos por exceso de trabajo, otros por falta de él. Ojalá existiera una fórmula mágica para lidiar con él. Mucho ánimo y suerte. 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Cristina dice:

      Exacto, en parte te motivan para mejorar y proponerte nuevos retos, pero agobian muchísimo! Estoy contigo, ojalá tuviéramos esa formula mágica, aunque entonces sería pan comido y dejaría de tener sentido!
      Ai, qué complicado!!

      Muchas gracias por comentar!
      Un abrazo!! 🙂

      Le gusta a 1 persona

  7. kevinmancojo dice:

    A veces tenemos que verle las orejas al lobo para dar todo de nosotros mismos, eso me solía pasar en el instituto, ahora ya no suelo esperar a que llegue ese momento (aunque a veces llega solo, sin avisar).
    Pero el tema de la entrada no es solo eso (o eso creo…) Según lo que cuentas parece que no estás del todo a gusto porque no ves la recompensa a tu esfuerzo o porque simplemente no te encuentras motivada al 100%. De ser así, te tendrías que plantear si decir “no quiero seguir aquí”. El miedo a esta frase es el siguiente: “¿Qué hago si me voy? Será peor, ahora nadie encuentra trabajo”. Pero yo últimamente estoy diciendo que en determinados momentos tuve que decir “no” a algunas cosas, incluso me arriesgué, y sigo haciéndolo, con la dirección de mi camino. Todavía doy tumbos, pero siempre hacia los lugares que yo quiero porque lo importante es que yo me encuentre feliz y a gusto.
    Un consejo más simple: busca una semana en tu agenda para viajar. Eso aclara todas las ideas 😀
    Un saludo y tranquila, estas rachas se acaban pasando 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Cristina dice:

      Hola! Muchas gracias por comentar 🙂 exacto, has dado en el clavo. Quizás si tuviera seguro que iba a encontrar otro trabajo no le daría tantas vueltas, y me da miedo tomar la dirección equivocada por si luego me arrepiento. Pero las cosas son así, a veces hay que arriesgar. Quedarse sin nada para volver a empezar. Sea como sea, de estas cosas aprendes mucho. 🙂 Hay que ver lo bueno siempre jajajaja

      En cuanto a viajar, no puedo estar más de acuerdo! Mi siguiente viaje tendrá que esperar al mes de agosto, pero llegará!!

      Muchas graciad y un abrazo!!

      Le gusta a 1 persona

  8. Me sirve bastante anotar todos mis pendientes en una hoja hasta los más tontos y así se me salen de la cabeza y duermo delicioso.

    Qué aburrida la vida si no hubiera preocupaciones no?

    Me gustó mucho tu blog, espero y cheques el mío.

    Ánimo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Cristina dice:

      Me parece muy buena idea lo de anotar todo lo que se te pasa por la cabeza! Yo también lo hago y hasta que no le he hecho un ‘tick’ a todo, no descanso. Aunque ayuda tenerlo todo ordenado y organizado 🙂

      ¡Gracias por tu comentario!
      ¡Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s