Wandering

Vuelve a girar la rueda, y yo sigo aquí, igual que siempre, con mis ganas de hacer cosas, de comerme el mundo. Es curioso, hay días que parezco tan determinada a hacer cosas que parece que pueda con todo, que soy capaz de controlar todo lo que hago y todo lo que me pasa. Y en realidad no es así ya que nadie puede controlarlo todo, es más, la mayoría de veces no controlamos nada y simplemente nos dejamos llevar por los acontecimientos.

Y es mejor así. Aunque quizás sería más facil si pudieramos controlar todo lo que ocurre a nuestro alrededor, nos aburririamos enseguida, seguro. ¿Qué sentido tendría la vida? ¿Qué retos se nos plantearían si desde un principio hicieramos todo bien? Aparte de mantenernos en el punto donde nos encontrasemos poco habría que hacer. La improvisación a ciegas es clave para aprender a defenderse en cualquier situación inesperada, crecemos porque vamos dando tumbos enfrentándonos a lo que nos echen por delante. Y a la fuerza, aprendemos.

Si algo sé seguro es que por mucho que creamos que las cosas saldrán de una manera no hay certeza de que eso vaya a ocurrir, por lo tanto, lo que hay que hacer es vivir, tanto como podamos, para comernos el mundo tal y como nos lo habíamos imaginado sin importar el comienzo ni el final de la historia.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s