Noches de vigilia

Siempre me ha gustado leer, desde muy pequeña he sido una apasionada de la lectura, y si ahora no lo hago tanto es por falta de tiempo. Me gusta leer por las noches, ya relajada, cuando todo el mundo está en sus casas, y no hay ruido por la calle, cuando realmente puedes concentrarte en la lectura, aislarte y meterte en un mundo paralelo.

Mi lectura actual es “Insurgent” de Veronica Roth (2012), me enganchó des de la primera pagina. Aun me queda mucho por leer pero ya estoy metida en la historia de lleno. A veces me da lástima leer tan rápido, por eso de acabar las sagas en seguida. Pues bien, tuve la idea de leer en la cama, como ya he dicho con la idea de leer un capitulo e irme a dormir. Nada más lejos de la realidad. Además, ¿Quién dijo que leer ayuda a dormir? A parte de que no pude dejar de leer hasta las tantas de la madrugada, me desvelé y ya no dormí nada en toda la noche. No se a quien le ayuda leer antes de ir a dormir, a mi no desde luego. La verdad es que apagué la luz en vistas de que si no me obligaba, capaz era de quedarme leyendo hasta el día siguiente. Aunque ya era demasiado tarde, no pude dormir. El libro más que dormirme, me despertó. No escarmiento, me gusta demasiado leer.

Las noches tienen algo especial, para mi es un momento de inspiración, todas las ideas se me ocurren de noche, entonces me da demasiada pereza levantarme para anotarlas, siendo una pena, porque la mayoría de ellas al día siguiente se han desvanecido. Una lástima. Las noches ayudan a pensar con claridad, al menos en mi caso, es cuando decido lo que voy a hacer, me fijó unos objetivos, me surgen las ideas y las ganas de hacer mil cosas. En cambio, durante el día las horas van pasando sin darme cuenta, sin aprovecharlas, sin hacer nada especial. Me he dado cuenta de que a parte de una soñadora, también soy un búho nocturno. Menos mal que al menos, no tenía que madrugar esta mañana…

Y ¿qué pasaría si los humanos hiciéramos vida por las noches? ¿Seríamos capaces de sobrevivir cual vampiros en una ciudad misteriosa llena de peligros y acechos en cada esquina oscura? ¿Podríamos adaptarnos a esa vida? ¿Y, qué haríamos durante el día? Sería muy raro desde luego, quizás las situación se invertiría y el día se convertiría en la noche, volviéndose la parte más inspiradora de la jornada…. Who knows.

Demasiadas cosas por hacer, muchos sueños por cumplir. Al menos, tengo algunas ideas, aunque aun tengo que pulir las.

Definitivamente, leer por las noches, no me ayuda a dormir.

 

😉 
Imagen

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s