Que se pare el tiempo 

Ese día decidimos ir al circo, sin ningún motivo, simplemente vimos un anuncio y allí nos dirigimos, quizás para relajar las tensiones que sentíamos el uno con el otro, o tan solo para romper con la rutina. La verdad es que tras todo este tiempo se podría decir que nuestra relación era sinónimo de perfección,  todavía notaba ese cosquilleo en el estómago al mirarle, ese brillo en su mirada cada vez que ponía sus ojos en mí, y esas ganas de vivir y compartirlo todo con él. Dicen que los desacuerdos entre parejas son muy comunes y que son un signo de amor. Más que las peleas, las reconciliaciones. Siempre y cuando puedan llegar a producirse.

Me prometí intentar no pensarlo y dejar que surgiera solo. Fuimos dando un paseo. Durante el camino no sabía qué sería más oportuno si cogerle de la mano o no. Es curioso como después de conocer a una persona durante tanto tiempo, en algunas situaciones puede parecerte un extraño. En un impulso decidí hacerlo, y después del distanciamiento de ayer, sentir sus dedos entrelazarse con los míos fue como un calmante que me alivió enseguida. Aún no nos habíamos dirigido la palabra, y parecía que la tensión podía cortarse con un cuchillo. Supongo que él también lo notó, porque al final me dijo:

­­—¿Tienes ganas de ir al circo? — Intentando sonar con normalidad contesté:

— Sí, la verdad es que me apetece mucho.

— Genial. — Contestó Gabriel sin mirarme.

Fue como si me clavaran una espina, así que intenté sacar un tema de conversación para no volver a escuchar el silencio entre nosotros.

— Hay gente en contra de los circos, dicen que es como una cárcel de animales, pero no sé, también tiene una parte nostálgica que te lleva a recordar tu infancia, ¿no te pasa?

Gabriel me miró de una manera que nunca antes había visto, como si no entendiera por qué le había preguntado eso. Como si no me conociera.

— La verdad es que no. — Contestó. Miré al suelo. Esto no iba a resolverse con facilidad. Mi cabeza iba a mil por hora, buscando algo que decir o hacer para acabar con esto de una vez.

Giramos la esquina y vi un puesto de comida, así que me acerqué a comprar unos cacahuetes, fue un impulso, ya que no tenía hambre, ni me apetecía comer nada. Gabriel me esperó unos metros alejado del puesto, cuando me acerque a él noté la frialdad con la que me miraba y también me di cuenta de que no me volvió a coger la mano.

Nos dirigimos a la entrada del circo, donde afortunadamente no había cola, iba comiéndome los cacahuetes para excusarme por no hablar. Gabriel pidió las entradas y las pagó sin decir nada. El lugar estaba lleno de gente, familias con sus niños, parejas, y grupos de gente. No pude evitar sentir una punzada de envidia al ver a una pareja que se hacía fotos en el móvil y reía entre besos y abrazos. Miré a Gabriel.  Estaba mirando su teléfono móvil

—Es por aquí— Le dije. Sin decir palabra me siguió por los pasillos hasta que encontramos nuestros asientos, menos mal que no nos tocó cerca de aquella pareja. Creo que no habría sido capaz de aguantar sus arrumacos durante todo el espectáculo.

Nos sentamos uno al lado del otro, estábamos rodeados de gente que hacía fotografías sin parar, se oía mucho ruido y risas. Saqué el móvil para mirar la hora. Las 17.50h. Todavía quedaban diez minutos hasta que empezase el show. Los diez minutos más largos de mi vida. Sentí un nudo en el estómago, tenía ganas de girarme y gritarle. Decirle que dejara de ser tan testarudo y que olvidase lo que había pasado. Quería besarle también, abrazarle, despeinarle, tirarme a su cuello. Sentía rabia y pasión, sentía que no podía dejarle ir, que tenía que estar con él. Cada vez que le miraba, me fijaba en la forma de su nuez, en su barbilla puntiaguda, en la curva de sus labios. No podía. No quería separarme de él. Sin embargo, no hice nada. No me moví de mi sitio. Intenté no mirarle, ni hablarle. Así que pasamos el tiempo observando a la gente y fingiendo que mirábamos algo con mucho interés en nuestros móviles.

A las 18.05h empezó el show, no pude evitar una sonrisa cuando escuche la música del circo, salió el presentador, que con un par de chistes nos hizo reír, algo que agradecí ya que me hizo relajarme un poco y acercarme a Gabriel. Creo que había estado conteniendo la respiración. Le miré  y noté que él también se había relajado y sonreía. En ese momento giró la cabeza y me miró a los ojos. Fue como si intentara decirme algo. Y noté ese cosquilleo otra vez. Iba a acariciarle la mejilla cuando el presentador anunció el comienzo del espectáculo, y mi momento se desvaneció.

El espectáculo continuó y note como Gabriel me ponía el brazo sobre los hombros, también intercambiamos algunas palabras. Uno a uno, vimos como actuaron los trapecistas, los cuales saltaban y se colgaban del techo como si no existiera el miedo a caer, lo hacían con tanta facilidad… Me reí mucho con el show de las focas y de los elefantes. ¿Cómo podían balancearse esos animales que pesaban toneladas con tanta gracia? No sé si ir al circo fue como una especie de terapia que nos alivió a los dos, pero salí renovada.

Quizá fue por la magia del ambiente, o por ese momento al acabar el espectáculo del fuego, cuando Gabriel me acarició el pelo, y metiéndomelo detrás de una oreja, me miró a los ojos, sonrío con ternura y me dijo:

—¿Sabes que, Laura? Eres la persona más complicada, e irritante que conozco. Y estás loca.  Pero aun así eres la única que consigue hacerme feliz, por algún motivo o por muchos. Y te quiero. ­— Me quedé petrificada, y él acercó sus labios a los míos.

Me besó como nunca me había besado, y fue un beso que consiguió que se me erizara el bello, en aquel momento el circo desapareció y solo existíamos él y yo, yo y él. Fue como un primer beso, lleno de ilusiones y esperanzas. No sé cuál fue el motivo que le llevó besarme en ese momento, lo que sí que sé es que me encantó y que sonreí  mientras me besaba cogiéndole de la nuca, acercándole aun más a mí. Ahora éramos nosotros la pareja cursi. Y me encantaba serlo.

http://www.literautas.com/es/taller/textos-escena-18/1753

boy-and-girl-couple-love-and-nothing-else-Favim.com-277275_large

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s